La zaragozana Pilar Montoya lucha por acercar a los jóvenes la música barroca

Entrevista Heraldo 12 nov 2012

CULTURA Y OCIO                                                                                       Lunes 12 de noviembre de 2012

La zaragozana Pilar Montoya lucha por acercar a los jóvenes la música barroca

Acaba de participar en un simposio en Salamanca y en breve viajará a Portugal y Francia

La bailarina y clavecinista Pilar Montoya (Zaragoza, 1963) acaba de ofrecer una ponencia de danza antigua en el I Simposio-Taller de Música Iberoamericana que se ha celebrado en Salamanca, ciudad en la que trabaja desde 1996 en el Conservatorio Superior. Esta polifacética artista (bailarina, catedrática y directora de orquesta) apuesta por recuperar y dar a conocer a las nuevas generaciones el repertorio barroco de la segunda mitad del siglo XVII hasta el XVIII, “150 años intensos en el estudio de la música con grandes genios y composiciones”

Es invitada habitual a los Congresos que se organizan sobre música y danza antigua. La charla que ofreció el sábado se centró en un tipo de teatro del siglo XVIII que se llamaba “tonadilla escénica”, “una especie de zarzuela más antigua”. En su intervención habló sobre la gran diversidad de culturas y países que se dan en este género, algo que resulta desconocido para el público en general pero que “tuvo un éxito tremendo en esa época”.

La agenda para la próxima semana está repleta de citas a nivel nacional e internacional. El fin de semana viajará hasta Castelo Branco, en Portugal, para formar parte de un congreso en el que trasladará sus conocimientos sobre el repertorio dancístico en el teatro español en la corte de Felipe V. No en vano, este es el argumento de la tesis doctoral que está preparando y a la que está dedicando una intensa labor de investigación. “No hay muchos trabajos que profundicen en esta cuestión. Es un terreno casi virgen que hay que analizar para conocer parte de nuestro patrimonio cultural”.

Participará  también en las IV Jornadas de Música Antigua sobre Cabanilles y su época, en Salamanca y, en diciembre, tiene previsto hablar en Versalles (Francia) sobre las relaciones coreográficas entre ambos países.

“MUY CERCANA”

“No puedo explicar qué tiene la música barroca que tanto me fascina, pero es verdad que ya de pequeña, cuando empecé a escucharla y tocarla, me emocionaba muchísimo”. En opinión de esta aragonesa, “es una música muy lejana en el tiempo pero que, emocionalmente hablando, siento muy cercana”. Para Pilar Montoya, “hay manifestaciones artísticas que son eternas. Lo clásico nunca pasará de moda”.

“Quienes nos dedicamos a fomentar esta disciplina tenemos que trabajar muchísimo para dar a conocer este repertorio y acercarlo a los jóvenes”. Fue también, durante unos años, jefa del departamento de Música Antigua del conservatorio superior de Salamanca”.  

“Por desgracia, hay pocos centros que se dediquen a impartir esta enseñanzas. Es un tipo de música que no es mayoritaria, a diferencia de lo que ocurre en el resto de Europa y también en América”.

En este sentido, valora como importante inculcar al público la importancia de difundir este repertorio. “En mi papel de profesora creo fundamental el esfuerzo por valorar más esta música, como de hecho sucede en otros países”.

Además de todas las facetas en las que trabaja, preside la Asociación Española de Música y Danza Antigua (Aemda) y fundó la Compañía de danza histórica “Los Comediantes del Arte”. “Este grupo – explica – se creó para difundir la música y danza de nuestro pasado. Ya hemos ofrecido seis espectáculos, a pesar de que no tenemos subvenciones. Al margen de la música de estos siglos, hay bailes que formaban parte de una manera muy interesante de obras de teatro o manifestaciones visuales, haciendo espectáculos en la corte”, concluye.

E. PÉREZ BERIAIN

Deja un comentario

*